Carta del Delegado Episcopal por Antonio Rivera

Home / Antonio Rivera / Carta del Delegado Episcopal por Antonio Rivera

En nombre del Sr. Arzobispo, Isaac Martín, Delegado Episcopal de Apostolado Seglar, nos invita a participar en la Jonada del 27 de febrero por  Antonio Rivera.

A continuación les dejamos la carta. También pueden descargarla aquí.

Queridos hermanos en el Señor,

Me dirijo a vosotros en nombre del Sr. Arzobispo para invitaros a participar en la Jornada que, con motivo del Centenario del nacimiento del Siervo de Dios Antonio Rivera Ramírez y de la clausura de la fase diocesana de su proceso de canonización, tendrá lugar en Toledo este sábado, 27 de febrero.

Se trata no sólo de un acontecimiento histórico de gran relevancia para toda la Diócesis, por lo que significa la figura de quien fuera el primer Presidente Diocesano de los Jóvenes de Acción Católica General y, sobre todo, el hecho de que, a nivel diocesano, se ponga fin a la causa que estudia su santidad; constituye, además, una oportunidad única para impulsar el modelo de vida de fe que él encarnó en sus 20 años de vida –y, con él, otros miles de jóvenes de nuestra Archidiócesis–, adelantándose a lo que más de treinta años después el Concilio Vaticano II presentaría como vocación propia de los laicos: buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales para ordenarlas según Él, ser fermento de la sociedad, contribuir a la santificación del mundo irradiando, desde el testimonio, fe, esperanza y amor; en definitiva, hacer presente y operante a la Iglesia en los lugares y circunstancias donde ella no puede llegar a ser la sal de la tierra sino a través de los laicos.

Antonio Rivera vivió su fe en Dios y su pertenencia a la Iglesia desde un impresionante sentido de lo sobrenatural que le llevó a entregarse plenamente a la misión que la Iglesia diocesana le encomendó desde el triple eje de la oración, la formación y el apostolado. Veía claro que su objetivo de vida era la santidad, realizable en su caso desde la específica vocación a la que estaba llamado: en sus propias palabras, “ser un auténtico seglar católico”. Todo ello le llevó a ser un referente entre quienes estaban a su lado: padres y hermanos (su hermano pequeño, D. José Rivera, cuyas virtudes heroicas ya han sido declaradas por la Santa Sede, lo tuvo siempre como modelo), amigos, compañeros, jóvenes de la Acción Católica, hermanos en la fe. La memoria de su recuerdo sigue viva en nuestra Diócesis y en otros muchos puntos de España.

Todo ello debe llevarnos a ser conscientes de la responsabilidad que tenemos de seguir su ejemplo de vida, especialmente en el contexto actual, donde todo lo que él vivió puede ayudarnos personalmente a cumplir la misión que cada uno de nosotros tiene encomendada.

Os animamos, pues, a participar en la Jornada, en la que daremos gracias a Dios por el testimonio de Antonio Rivera, conoceremos mejor su figura de la mano de algunas personas que han podido profundizar en su vida, y celebraremos el cierre de la fase diocesana de su proceso de canonización. Al mismo tiempo, os pedimos que difundáis esta convocatoria en vuestras Parroquias, Asociaciones y Movimientos, con el fin de llegar a más personas y, de este modo, contribuir a difundir su fama de santidad.

A la espera de vernos el próximo sábado, recibid un abrazo en el Señor.

Isaac Martín, Delegado Episcopal de Apostolado Seglar

También puedes leer la carta del Presidente de Acción Católica y el programa de Actos para la jornada del 27 de febrero.

Post similares

Deja un comentario